Asesorías y Servicios Ocupacionales Sas
noviembre 27, 2020 PREVENCIÓN DE ACCIDENTES EN EL AMBIENTE LABORAL

PREVENCIÓN DE ACCIDENTES EN EL AMBIENTE LABORAL

*Imagen tomada de @elpaiscali (instagram) Disponible en: https://www.instagram.com/tv/CHq2CT-jRp6/

Según la Real Academia de la Lengua, la ruleta rusa es un juego temerario que consiste en disparar alguien contra sí mismo un revólver cargado con una sola bala, ignorando en qué lugar del tambor está alojada.  Una montaña rusa es una atracción de feria consistente en una vía férrea estrecha y en declive, con altibajos y revueltas, para deslizarse por ella en carritos.    Estos dos términos, además de su asociación rusa, tienen algo más en común:  El riesgo.

El riesgo es algo que no podemos dar por sentado dentro de nuestros ambientes laborales.  Lamentablemente el día 15 de noviembre, en la ciudad de Cali, Colombia, se vivió una fatal situación dentro de un parque de diversiones en la que se presenta un accidente laboral que termina con la pérdida de un colaborador muy valioso para la organización.

Un accidente mortal siempre será una situación de total consternación tanto para la empresa como para la familia del colaborador y para la sociedad en general, de ahí que se resalta la importancia de la labor preventiva que realizamos desde la Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo de nuestras organizaciones para evitar que estas situaciones se presenten, detectando aquellos aspectos que pueden llegar a constituir una materialización fatal del riesgo.

Recordemos un poco la normatividad vigente en Colombia frente a este tema en particular.

El artículo 3 de la ley 1562 de 2012 define como accidente de trabajo

“todo suceso repentino que sobrevenga por causa o con ocasión del trabajo, y que produzca en el trabajador una lesión orgánica, una perturbación funcional o psiquiátrica, una invalidez o la muerte. Es también accidente de trabajo aquel que se produce durante la ejecución de órdenes del empleador, o contratante durante la ejecución de una labor bajo su autoridad, aún fuera del lugar y horas de trabajo. Igualmente se considera accidente de trabajo el que se produzca durante el traslado de los trabajadores o contratistas desde su residencia a los lugares de trabajo o viceversa, cuando el transporte lo suministre el empleador. También se considerará como accidente de trabajo el ocurrido durante el ejercicio de la función sindical aunque el trabajador se encuentre en permiso sindical siempre que el accidente se produzca en cumplimiento de dicha función. De igual forma se considera accidente de trabajo el que se produzca por la ejecución de actividades recreativas, deportivas o culturales, cuando se actúe por cuenta o en representación del empleador o de la empresa usuaria cuando se trate de trabajadores de empresas de servicios temporales que se encuentren en misión.”

En el artículo 2.2.4.1.6. del decreto 1072 de 2015 se indica que “Cuando un trabajador fallezca como consecuencia de un accidente de trabajo o de una enfermedad laboral, el empleador deberá adelantar, junto con el comité paritario de seguridad y salud en el trabajo o el Vigía de seguridad y salud en el trabajo, según sea el caso, dentro de los quince (15) días calendario siguientes a la ocurrencia de la muerte, una investigación encaminada a determinar las causas del evento y remitirlo a la Administradora correspondiente, en los formatos que para tal fin ésta determine, los cuales deberán ser aprobados por la Dirección Técnica de Riesgos Laborales del Ministerio del Trabajo. Recibida la investigación por la Administradora, ésta lo evaluará y emitirá concepto sobre el evento correspondiente, y determinará las acciones de prevención a ser tomadas por el empleador, en un plazo no superior a quince (15) días hábiles.” Y adicionalmente, en el artículo 2.2.4.1.7. se indica que “Los empleadores reportarán los accidentes graves y mortales, así como las enfermedades diagnosticadas como laborales, directamente a la Dirección Territorial u Oficinas Especiales correspondientes, dentro de los dos (2) días hábiles siguientes al evento o recibo del diagnóstico de la enfermedad, independientemente del reporte que deben realizar a las Administradoras de Riesgos Laborales y Empresas Promotoras de Salud”

Se resalta que dentro de las obligaciones del empleador y/o contratante, descritos en la resolución2851 de 2015, “el empleador o contratante deberá notificar a la entidad promotora de salud a la que se encuentre afiliado el trabajador, a la correspondiente administradora de riesgos laborales y a la respectiva Dirección Territorial u Oficina Especial del Ministerio del Trabajo donde hayan sucedido los hechos sobre la ocurrencia del accidente de trabajo o de la enfermedad laboral. Copia del informe deberá suministrarse al trabajador y cuando sea el caso, a la institución prestadora de servicios de salud que atienda dichos eventos.” El informe hace referencia al Formato Único de Reporte de Accidentes Laborales (FURAL) establecido en la resolución 156 de 2005.

La resolución 1401 de 2007 reglamentó la investigación de incidentes y accidentes de trabajo, la cual se define como “Proceso sistemático de determinación y ordenación de causas, hechos o situaciones que generaron o favorecieron la ocurrencia del accidente o incidente, que se realiza con el objeto de prevenir su repetición, mediante el control de los riesgos que lo produjeron”.  Para realizar esto se debe conformar un equipo investigador, establecer una metodología de investigación y como resultado se debe generar un informe de investigación. “El informe debe contener una descripción clara y completa del accidente, el análisis causal detallado, las conclusiones, las medidas de control y demás datos propios de la investigación.”  Se incluye en este informe la descripción del accidente o incidente, las causas, el compromiso de adopción de medidas de intervención y los datos relativos a la investigación.  Es importante tener en cuenta que “El aportante debe remitir a la Administradora de Riesgos Profesionales a la que se encuentre afiliado, dentro de los quince (15) días siguientes a la ocurrencia del evento, el informe de investigación del accidente de trabajo mortal y de los accidentes graves definidos en el artículo 3º de la presente resolución.”

“Cuando el accidente de trabajo sea mortal, la Administradora de Riesgos Profesionales remitirá el informe dentro de los diez (10) días hábiles siguientes a la emisión del concepto, junto con la investigación y copia del informe del accidente de trabajo, a la Dirección Territorial de Trabajo o a la Oficina Especial de Trabajo del Ministerio de la Protección Social, según sea el caso, a efecto de que se adelante la correspondiente investigación administrativa laboral y se impongan las sanciones a que hubiere lugar si fuere del caso.”

Siempre que hablamos de un accidente laboral, es importante recordar la teoría que se encuentra bajo su análisis.  Para comprender mejor la ocurrencia de accidentes dentro del ambiente laboral, recordemos la pirámide de control de riesgos de Frank Bird[1]. Su principal utilidad es darnos cuenta de la importancia que tiene investigar y dar solución a todos los accidentes e incidentes que se presentan en una organización y a motivar el reporte de incidentes como la principal herramienta de identificación temprana de potenciales situaciones de accidentes graves.

[1] https://clusmin.org/seguridad/

Según lo expresado por Bird en sus estudios, por cada accidente fatal o con incapacidad permanente, se presentan 10 accidentes con lesiones menores, sin incapacidad, 30 accidentes con daños materiales y 600 cuasi-accidentes (incidentes).  En la base de la pirámide, se encuentra la falta de control de actos y condiciones subestandar como la causa raíz de estos eventos.  Se establece entonces que la falta de control es el primer factor involucrado en la ocurrencia de los incidentes.  En un artículo publicado por la organización Clusmin (2019), Esta falta de control se puede presentar debido a la inexistencia de programas o sistemas de prevención, estándares inexistentes o inadecuados para los requerimientos de los distintos procesos o incumplimiento de los estándares establecidos.

Las causas básicas derivan de la falta de control en la industria, organización o empresa, y se dividen en dos:

  • Factores personales: Que hace referencia a aquellos que están ligados al comportamiento humano y se destacan entre ellos los siguientes:
    • Falta de conocimiento o capacitación
    • Motivación
    • Ahorrar tiempo
    • Buscar la comodidad
    • Defectos físicos o mentales
  • Factores del trabajo: Están relacionados con el lugar de trabajo y los procesos que se desarrollan en él. Cómo ejemplo tenemos:
    • Un lugar de trabajo debe proveer elementos de seguridad para su personal.
    • Falta de información (capacitación)
    • Falta de normas de trabajo o negligencia laboral
    • Diseño inadecuado de las máquinas y equipos.
    • Desgaste de equipos y herramientas.

Las causas inmediatas son aquellas que provocan directamente la lesión y suelen dividirse en dos:

  • Condiciones sub-estándares: Se producen al no controlar las causas básicas. Encontramos dentro de estas a:
    • Falta de protecciones y resguardos en las máquinas e instalaciones.
    • Protecciones y resguardos inadecuados
    • Falta de sistema de aviso, de alarma o de llamada de atención
    • Falta de orden y limpieza en los lugares de trabajo.
    • Escasez de espacio para trabajar y almacenar materiales

Actos subestándares: Ocurren cuando el trabajador no cumple las medidas de seguridad.

Sin realizar un análisis exhaustivo de la situación, en el evento ocurrido recientemente, se pueden observar algunas situaciones que son susceptibles de mejorar.  Como por ejemplo:

  1. Los usuarios no deberían ingresar a la atracción con objetos que se puedan caer durante el funcionamiento del sistema.
  2. No se debe realizar el ingreso a la atracción mientras esté en funcionamiento, bajo ninguna circunstancia.
  3. No en todas las situaciones se puede apelar únicamente a las habilidades individuales para sortear un riesgo.

Con el fin de poder aportar algunas ideas para prevenir que hechos tan lamentables como este vuelvan a ocurrir y proteger de esta manera a nuestros trabajadores, podríamos sugerir tener en cuenta alguna de estas recomendaciones, considerando que solo partimos de la información que se ha compartido libremente por los medios de comunicación y las redes sociales.

  1. Contar con dos personas para la operación de la atracción, una que supervise el ingreso y la acomodación segura dentro de los vagones y otra que valide las condiciones de ingreso de los usuarios. Cuando se encuentre en funcionamiento la atracción, un operario debe estar siempre frente al sistema de frenado de emergencia para poder activarlo de ser necesario y el otro colaborador debería estar validando la seguridad de los usuarios durante el funcionamiento de la atracción.
  2. Disponer de un espacio de resguardo transitorio de objetos que se pueden caer dentro de la atracción, como gafas, monedas, billeteras, bolsos, entre otros.
  3. Socializar antes de ingresar a la atracción reglas adicionales como se prohíbe el ingreso de objetos colgantes o que se puedan caer durante la atracción, que si se llega a caer algún objeto dentro de la atracción se deberá realizar una solicitud por escrito y se entregará el bien perdido una vez se haya suspendido las actividades del parque en una oficina de objetos perdidos.
  4. Tener políticas de intercambio de los tiquetes por otras atracciones cuando el usuario no acepte dejar sus objetos dentro de los espacios de resguardo autorizados.
  5. Reinducción permanente al personal en los procedimientos de trabajo seguro para la operación de maquinaria y para la realización de actividades de rescate de objetos perdidos.
  6. Validar la instalación de sistemas de sensores automáticos de detención de la atracción cuando se presente ingreso de algún objeto en los rieles que se encuentran en la zona de acceso a la misma.
  7. Desestimular la realización de maniobras con equipos en movimiento independiente de quien indique la actividad. Se requiere el compromiso de la alta dirección para cero tolerancia ante este tipo de comportamientos.
  8. Capacitación a los trabajadores en manejo de personas y resolución de conflictos para evitar ceder a presiones propias de la tarea y las exigencias de los usuarios.
  9. Realizar periódicamente evaluaciones médicas ocupacionales a los trabajadores para validar su adecuado estado de salud físico y mental, así como detectar de manera temprana posibles alteraciones en su estado que afecten la capacidad de reacción.

Lamentamos profundamente el evento presentado y nos solidarizamos con la familia de este colaborador y los demás actores involucrados, es una situación nunca deseada y en la que debemos estar todos unidos para evitar que vuelvan a ocurrir. No debemos señalar culpables sino buscar formas de prevenir.  Con este artículo, queremos aportar desde nuestro que hacer, a la creación de ambientes de trabajo más seguros en nuestro país.

Información revisada de fuentes secundarias:

  • El tiempo. 
  • Caracol
  • El país
  • Redes sociales oficiales River View Park
  • Testimonios disponibles en: https://www.instagram.com/tv/CHq2CT-jRp6/ y https://twitter.com/i/status/1328202124522631168.
A %d blogueros les gusta esto: